MASAJE PERINEAL ANTEPARTO

El masaje perineal anteparto es una técnica sencilla que podemos realizar durante el embarazo y  nos ayuda a prevenir los desgarros y episiotomías en el momento del parto.

Se recomienda su inicio alrededor de la semana 34 y su práctica diaria ayuda a que nuestro periné esté más flexible y elástico de cara al parto. Lo puede realizar la mujer o su pareja previo lavado y lubricación de los dedos con los que se realice el masaje ( pulgares en caso de la mujer, índice y corazón si es la pareja)

Antes del masaje se debe orinar, tener una buena higiene de manos, y encontrar un momento relajado y tranquilo en la intimidad de tu hogar.

Se realizará diariamente con una duración aproximada de 10 minutos, es conveniente familiarizarse con el periné previamente con la ayuda de un espejo.

La técnica se realiza en dos pasos, primeramente introduciendo los dedos 3-4 cm dentro de la vagina y ejerciendo una presión hacia abajo de forma continua durante 2 minutos. Éste paso puede resultar molesto y causar escozor los primeros días, tras una semana de práctica remite. Se pretende imitar la distensión de la vagina con el paso de la cabecita del bebé el día del parto.

masaje 1 El segundo paso es deslizar los dedos en forma de “U” , sin llegar a uretra y clítoris. Recuerda lubricar bien tus dedos con el aceite elegido, antes de cada paso y cuantas veces sean necesarias. masaje 2 Si tienes una cicatriz de una episiotomía o desgarro en un parto anterior, centra tu masaje en esta zona especialmente. Ten paciencia y se constante, conseguirás mejorar las condiciones de tu periné previniendo desgarros y disminuyendo el dolor posparto en esta zona.

Anuncios

PLAN DE PARTO

El plan de parto es un documento en el que la mujer gestante expresa sus deseos, preferencias y expectativas con respecto a su parto y al nacimiento de su hijo.

Éste documento  debe servir de ayuda a los profesionales que atienden el parto, ya que sabrán con anterioridad el tipo de parto que la mujer desea.

Debe ser flexible y la mujer que lo realiza debe saber que muchos de sus deseos pueden que no se lleven a cabo por el propio transcurso del parto.

La edad gestacional ideal para realizarlo es a partir de las semana 28, y tienen que presentarse tres copias en el registro del hospital de referencia. Una de las copias irá dirigida a paritorio, otra al servicio de neonatología y la tercera a atención al usuario, también recomiendo que la propia pareja se quede una copia sellada.

Os dejo un enlace a un modelo de plan de parto elaborado por el Ministerio de Sanidad, donde se va explicando paso a paso lo avalado científicamente en cada fase del parto y las posibles opciones a elegir.

plan de parto

http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/planPartoNacimiento.pdf

Para cualquier duda ya sabéis donde encontrarme.

Saludos y os deseo el mejor parto y nacimiento posible, es decir, el que vosotras deseéis.

MÉTODOS NO FARMACOLÓGICOS PARA EL DOLOR DEL PARTO

Tras el artículo anterior el dolor del parto, quiero hablaros de recursos que nos ayudan a llevar mejor el dolor, no hablo de analgesia epidural porque ya es un método altamente conocido y extendido, mi objetivo es que conozcamos otros recursos que nos pueden ayudar si no queremos o no podemos utilizar la epidural, aquí os dejo una revisión de los diferentes métodos no farmacológicos con los que contamos:

– Inmersión en el agua: la eficacia de esta técnica en el alivio del dolor está clara. Sumergir a la mujer a partir de los 5 cm de dilatación en agua a 32-36º, hace que el dolor disminuya y que el parto vaya más rápido. Este efecto se consigue sobre todo los primeros 90-120 minutos, por lo que después de ese tiempo el efecto analgésico disminuye.

– Inyección de agua estéril en el rombo de Michaelis: consiste en la administración de 0.1-0.5 ml de agua estéril intradérmica en la zona lumbar, formando unas pápulas de agua que bloquean la trasmisión del dolor. El Rombo de Michaelis se encuentra en la región lumbosacra. El efecto comienza a los pocos segundos tras una inicial sensación de escozor y puede durar hasta 90 minutos.  Se ha demostrado la efectividad de esta técnica en uno de cada tres partos, y se aconseja debido a su simplicidad y falta de efectos adversos.

– Acompañamiento continuo: el apoyo emocional y físico por parte de una persona del entorno de la mujer hace que esta tenga menos necesidad de analgesia y esté más satisfecha con el resultado de su parto. Por tanto, está de sobra demostrado que la mujer debe estar acompañada en todo momento por quien ella elija.

– Libertad de movimientos y uso de esferodinamia: la deambulación y la adopción de posturas elegidas libremente por la madre en cada momento del parto son beneficiosas para el progreso de este y disminuyen el dolor, precisando menos analgesia que las que quedan postradas en la cama. La utilización de las pelotas de Pilates hace que la mujer adopte posiciones antiálgicas y de balanceo que la relajan y hacen controlar el dolor.

– Acupuntura: inserción de agujas finas en la piel en diferentes partes del cuerpo según el objetivo perseguido, estaría indicado para el dolor lumbar. Actúa bloqueando la transmisión de los estímulos doloroso y estimulando la producción de endorfinas que reducen el dolor.

Diferentes estudios hablan de que reduce la necesidad de analgesia epidural, el tiempo de parto, y  la ansiedad en la mujer, sin embargo  hacen falta más estudios para asegurar la eficacia de este método. Ya que los que existen tienen errores metodológicos o muestras pequeñas, y son insuficientes.

 – Acupresión: es un método terapéutico que también procede de la medicina tradicional china al igual que el anterior. Consistente en la aplicación de presión y masaje fuerte con diferentes partes de la mano, utilizando diversos grados de firmeza. La presión se ejerce de manera especial sobre puntos acupunturales y musculares.

En un reciente ensayo se habla de la eficacia de esta técnica en la disminución del dolor e incluso en el tiempo de dilatación.

 – TENS (Estimulación eléctrica transcutánea): consiste en un generador de impulsos eléctricos conectado a uno o dos pares de electrodos que son adheridos a la piel en la zona en que se pretende reducir el dolor, en este caso en la parte media y baja de la espalda. La mujer mediante un pulsador aplica la corriente mientras se produce la contracción. El estímulo eléctrico bloquea la transmisión del dolor hacia el cerebro, como ocurre con la acupuntura.

Los estudios acerca del TENS no no proporcionaban evidencia clara de efectividad analgésica de TENS durante el parto. La asociación entre el uso de esta técnica y el alivio del dolor fue débil, por lo que no se puede concluir la eficacia del método. Si que la sensación de control del dolor por la propia mujer, parece reducir la necesidad de analgesia.

 – Hipnosis: alteración de la conciencia para entrar en un estado de mayor susceptibilidad a la sugestión, favoreciendo la capacidad para modificar la percepción, la memoria y el potencial para el control de algunas funciones fisiológicas.  Con los datos disponibles hasta la fecha, puede concluirse que la hipnoterapia puede ser útil durante el trabajo de parto aunque depende sobre todo de la respuesta de la mujer a esta técnica. Sin embargo no existen pruebas concluyentes sobre su efectividad analgésica.

 – Musicoterapia o aromaterapia: son técnicas sencillas y que la propia mujer puede controlar y hacer que ayuden a relajarse. Los estudios hasta ahora no concluyen su eficacia.

  El hecho de que muchas de estas técnicas no estén avaladas por la ciencia, son consecuencia de la falta de estudios al respecto. No sería el caso del TENS altamente estudiado y demostrado la falta de eficacia analgésica, pero muchos de ellos como la acupuntura o la musicoterapia están poco estudiados y debemos esperar nuevos estudios con resultados concluyentes.

Por supuesto cada mujer es un mundo, y cualquiera de ellos pueden ir bien a una mujer y mal a otra. Lo importante es conocerlos y saber que contamos  con ellos, y por supuesto confiar en tu cuerpo, tu mente y tu alma y recuerda que lo que más te duele es el miedo.

El dolor del parto

El parto duele, pero no solo es un dolor solo físico si no que también tiene un componente psicológico y cultural. Es una sensación enormemente cambiante de unas mujeres a otras, ya que puede variar desde un dolor insoportable a incluso ser una experiencia placentera.

El dolor físico está causado por las contracciones uterinas y la elongación de las fibras del cuello uterino, aumenta con la edad de la mujer  y disminuye cuantos más partos se tienen gracias a la elasticidad de los tejidos. Otras causas que pueden aumentarlo son el tamaño del niño o la posición de este.

Pero este dolor físico está altamente influenciado por la esfera psicológica, el miedo, la inseguridad o la desprotección en una mujer que está pariendo hacen que este dolor no pueda controlarse, si por el contrario la mujer esta confiada, acompañada y tranquila será capar de llevar mejor este proceso. Por ello es importante la información,  ser consciente de tu parto, conectar con tu cuerpo y tu bebé y querer trabajarlo y vivirlo como el momento maravilloso que es, y por su puesto ser respetada en tu intimidad y decisiones y estar acompañada por tu pareja o un ser querido que te aporte esa estabilidad y apoyo que necesitas.

Culturalmente se han estudiado las diferencias notables entre las mujeres dependiendo de su procedencia, la mayor o menor expresión del  dolor  no solo depende de la tolerancia al dolor de la persona si no de cuál sea el comportamiento culturalmente aceptado.

No debemos ver el dolor del parto con miedo, si no que debemos entender que el parto es un proceso fisiológico que va acompañado de dolor, un dolor que podemos controlar si creemos en nosotras, somos conscientes del proceso y nos encontramos en un entorno seguro rodeadas de personas en las que confiamos plenamente.