PAÑALES DE TELA.

pañales-de-tela

Cuando los pañales de plástico aparecieron fue una auténtica revolución, las madres se liberaron de lavar cantidades ingentes de gasas, braguitas y pantalones que se manchaban debido a la insuficiente absorción de este método.  Fue un boom que no tardo en implantarse, sin embargo el impacto medioambiental que tienen este tipo de pañales nos hace plantearnos si no habrá mejores alternativas. Y parece que las hay, han aparecido recientemente en nuestro país importadas de otros países como Reino Unido, el pañal de tela.

Un bebé gasta una media de 6000 pañales desechables a lo largo de su vida, los cuales tardan en destruirse de 200 a 500 años,.  Solo en pañales generamos un 4% de total de residuos. Es importante destacar que para que el impacto sea menor hay que tener buenas costumbres en cuanto al ahorro energético se refiere, es decir, lavadoras llenas y no a media carga , lavar en frío o templado, no usar secadora en exceso…

Si además del impacto medioambiental hablamos del impacto económico,  podemos llegar a gastar de 2000 a 4000€ en esa media de 6000 pañales desechables, sin embargo con los pañales de tela el coste de los 16 a 20 pañales que el niño utilizará a lo largo de su vida, más los costes en agua, luz, y detergentes se estiman en 1.200€ . El ahorro medio es de 600 euros.

En el mercado existen multitud de tipos de pañales de tela que además están hechos con fibras naturales que respetan la piel del bebé. Otra cosa es la comodidad y el sentido práctico que tienen, como no los he usado no os puedo dar mi opinión personal, pero las mamás que los usan están muy satisfechas y además aumentan el ahorro usándolos con los siguientes niños, ya que bien usados pueden pasarse de unos hijos a otros.

Siendo una opción más sostenible tanto medioambiental como económicamente, podemos animarnos a usarlos y probar sus ventajas. Es una opción personal y de la familia, y cada uno elegirá según sus prioridades.

PORTEAR A TU BEBE

Dicen que el porteo es una experiencia maravillosa, algún día os diré que se siente en primera persona. Los beneficios son múltiples, tanto para bebés como para sus papás. Se establece un especial vínculo y una relación segura que aporta tranquilidad y protección a los niños. Los pequeños se sienten más seguros, lloran menos, se favorece la lactancia, evita plagiocefalias y las mamás se sienten felices y con libertad de movimiento.

Animo a los nuevos a papás a que prueben esta sana opción y que lo hagan de forma informada, que no se apunten sin más a lo que parece una” nueva moda”, el porteo es parte de la crianza en muchos lugares del mundo desde tiempos remotos .

Hoy día y cada vez más vemos a mamás y papás que llevan a sus bebés en fulares o mochilas. Pero cuidado, hay que informarse y no dejarse llevar por las grandes marcas que se han hecho eco de la noticia y están extendiendo un uso incorrecto de las mochilas, además de comercializando muchas que no son ergonómicas. Los fulares aún no han llegado con fuerza a nuestra zona, pero son una muy buena y económica opción que ofrece muchas posibilidades siempre y cuando lo usemos bien y nos sintamos seguros.

A continuación os quiero hacer una serie de recomendaciones básicas para un porteo seguro. Podéis ampliar esta información en la web de Red Canguro, asociación española por el fomento del uso de portabebés.

–          Posición fisiólogica del bebé:

  • Que el niño SIEMPRE mire hacia el porteador, ya sea en la parte delantera o a la espalda, NUNCA mirando al mundo (hacia adelante) ya que la espalda se curva, la cabecita va en tensión, las piernas cuelgan favoreciendo la salida del acetábulo, y el peso recae sobre los genitales del bebé.
  • Llevar al bebe en posición de ranita, es decir, piernas flexionadas y la espalda del bebé adquiere su curvatura natural.
  • Piernas en flexión de 90º y rodillas más altas que el culete, garantizando el buen desarrollo de la cadera del bebé y la relajación de la espalda. Las piernas forman una “M , por lo que los muslos van apoyados en la tela.
  • La cabeza del bebé va lateralizada y apoyada firmemente sobre el cuerpo del porteador, la tela la sujeta evitando que se mueva si el porteador se agacha o hace un movimiento brusco.
  • La barbilla del bebé no debe tocar su pecho, ya que las vías respiratorias pueden cerrarse, debemos evitar posturas en bandolera que hacen que el bebé flexione excesivamente la cabeza.
  • La nariz y boca no deben taparse.
  • No tapar completamente la cabecita del bebé para así poder observar que la postura es correcta en todo momento.

bandoleraCadera

–  En mochilas ergonómicas el bebé tiene que ir bien pegado al cuerpo de quien lo porte, rechaza mochilas en las que el niño vaya “colgando”, debes poder besar al bebé en su cabecita sin esfuerzo.

–   Elegir portabebés recomendados y ergonómicos que nos permitan llevar a cabo los puntos anteriores.

Disfruta del porteo, dale a tu bebé una opción cálida y llena de amor, aparca el carrito y prueba una gran opción que sobrepasa fronteras y culturas.

Nace una madre

La madre es la mujer más generosa, la mejor cuidadora y da todo por el cuidado de sus hijos, lo sorprendente es que ese momento empieza desde que sienten a su bebé gestarse dentro de ellas y no acaba nunca, dura toda la vida con la misma intensidad y el mismo cariño, ¿y qué piden a cambio? nada, no piden nada. Una madre es feliz al recibir la sonrisa de su bebé o el abrazo de su hijo.

Pienso en mi madre, y me doy cuenta de lo importante que es en mi vida, en que sin ella no sería quien soy, y en el amor y apoyo incondicional que me da día tras día.

Pienso en mi tita, mi referente como mujer desde que era una niña, y mi referente como madre desde que entendí la importancia de una crianza con amor.

Pienso en mi abuela, que ha criado siete hijos, que adora a sus nietos, y como si ella no se hubiese sacrificado como lo ha hecho, no seriamos la familia que hoy somos.

Pienso en las nuevas madres, amigas que hoy celebran su primer día como madres y que me están enseñando tantas cosas, sois para mí ejemplo de dedicación, perseverancia, amor y amistad.

Gracias por vuestros  desvelos, vuestra dedicación, por repartir y quedaros siempre la peor parte, por ese amor que nunca acaba.

Hoy, también es el día de la matrona, y doy las gracias por dedicarme a esto, porque tantas mujeres me hayan hecho partícipe de su nacimiento como madres. No hay regalo más grande para mí, adoro esta profesión y os adoro a vosotras.

Gracias a todas, soy lo que soy y siento como siento porque vosotras estáis en mi vida.

Os quiero.

El cuidado y respetado puerperio

puerperio klim

Es el periodo posparto en el cual la mujer se readapta física, psicológica y socialmente tras el proceso de nacimiento.

Comienza inmediatamente tras el parto y se extiende el tiempo necesario (que normalmente se ha considerado 6-8 semanas), hasta que el organismo regresa a su estado pregravídico, exceptuando la glándula mamaria.

Usualmente se han considerado 6- 8 semanas que es el tiempo que tarda en reanudarse la menstruación en mujeres que no lactan, y que los principales cambios físicos vuelven a su estado anterior, antes del embarazo. Sin embargo se sabe que la recuperación física total no sucede hasta los 6 meses- 1 año y emocionalmente la madre esta vinculada de forma especial hasta los 2 años de edad de su hijo.

Pero ¿qué es para una mujer su propio puerperio? ¿Qué supone en su vida?

Para una madre supone un cambio radical en su vida, un cambio inmediato en sus prioridades y un camino sin vuelta atrás.

Desde el momento en que abrazan y ven a sus bebés todo cambia, quizá no se es del todo consciente de lo que acarrea esta etapa hasta la llegada a casa, momento en que la mamá y su compañero se enfrentarán en soledad a su nueva vida en familia.

Una madre se entrega en cuerpo y alma a su bebé, lo alimenta, protege, calma y dedica el 95% de su tiempo a cuidarlo. Algunas sientes que no tienen tiempo para ellas mismas, pero eso no importa, lo que realmente importa es que su niño esté bien, aunque su autocuidado quede en un segundo o tercer plano.

Algunas madres se sienten perdidas, desorientadas o entristecidas los primeros días, son sensaciones que poco a poco las abandonan con el apoyo emocional de su pareja y de sus familiares más cercana. Son momentos para estar en familia y para estar cuidada por los tuyos.

La relación con tu amor y compañero, tu prioridad hasta hace unos días cambia, el se convierta en el cuidador principal de la mamá y el bebé, y el hecho de que ellos entiendan su papel y lo asuman desde un principio es importante para el equilibrio de la nueva familia.

Las relaciones sociales pasan a un ¿quinto, sexto, octavo plano?, la verdad es que a la madre de hoy en día que cría con apego y se vincula con su bebé, poco le importa. Es el entorno el que debe entender la situación y mostrar su apoyo, y no limitarse a esas visitas molestas de los primeros días en el domicilio, que en una situación como esta es lo último que puede ayudar a la mamá, y que pueden causar en ella y su bebé un agobio extra.

Creo que pasar tu puerperio apoyada, amada y protegida por los tuyos, sin más preocupación que cuidar e ir conociendo a tu bebé, es importante tanto para la madre como para su niño, que  crearán un vínculo seguro con lo que todo ello conlleva para el futuro de esa familia.

La madre de hoy en día cuya prioridad es criar y amar a su bebé, lo tiene difícil en una sociedad como esta en la que todo el mundo opina y las políticas para su protección y ayuda son ridículas e insuficientes. Cuidemos a estas mamás porque estamos cuidando a sus bebés y creando una nueva generación más sana física y emocionalmente.

Desde aquí transmito mi máximo respeto y admiración a mis queridas puérperas, mujeres luchadoras y valientes que dan todo por su hijo desde mucho antes de su nacimiento.