¿Quiénes somos?

Somos matronas y ofrecemos cuidados domiciliarios en embarazo, parto y puerperio en la provincia de Ciudad Real. Tenemos experiencia tanto en el terreno hospitalario como en atención primaria así como en la atención domiciliaria en el posparto y asesoramiento en la lactancia.
Queremos ofrecerte unos cuidados personalizados y de calidad en tu propio hogar, unas prestaciones que no estaban disponibles en nuestra provincia hasta ahora.
Te ofrecemos gran cantidad de servicios durante todo el proceso de embarazo, parto y puerperio que puedes consultar en nuestra web http://www.mama-mimada.com
Con este blog queremos crear un complemento a nuestro trabajo ofreciéndote información útil y de calidad, además queremos conseguir un contacto más personal y una ventana abierta a vuestras sugerencias.

Anuncios

MASAJE PERINEAL ANTEPARTO

El masaje perineal anteparto es una técnica sencilla que podemos realizar durante el embarazo y  nos ayuda a prevenir los desgarros y episiotomías en el momento del parto.

Se recomienda su inicio alrededor de la semana 34 y su práctica diaria ayuda a que nuestro periné esté más flexible y elástico de cara al parto. Lo puede realizar la mujer o su pareja previo lavado y lubricación de los dedos con los que se realice el masaje ( pulgares en caso de la mujer, índice y corazón si es la pareja)

Antes del masaje se debe orinar, tener una buena higiene de manos, y encontrar un momento relajado y tranquilo en la intimidad de tu hogar.

Se realizará diariamente con una duración aproximada de 10 minutos, es conveniente familiarizarse con el periné previamente con la ayuda de un espejo.

La técnica se realiza en dos pasos, primeramente introduciendo los dedos 3-4 cm dentro de la vagina y ejerciendo una presión hacia abajo de forma continua durante 2 minutos. Éste paso puede resultar molesto y causar escozor los primeros días, tras una semana de práctica remite. Se pretende imitar la distensión de la vagina con el paso de la cabecita del bebé el día del parto.

masaje 1 El segundo paso es deslizar los dedos en forma de “U” , sin llegar a uretra y clítoris. Recuerda lubricar bien tus dedos con el aceite elegido, antes de cada paso y cuantas veces sean necesarias. masaje 2 Si tienes una cicatriz de una episiotomía o desgarro en un parto anterior, centra tu masaje en esta zona especialmente. Ten paciencia y se constante, conseguirás mejorar las condiciones de tu periné previniendo desgarros y disminuyendo el dolor posparto en esta zona.

PLAN DE PARTO

El plan de parto es un documento en el que la mujer gestante expresa sus deseos, preferencias y expectativas con respecto a su parto y al nacimiento de su hijo.

Éste documento  debe servir de ayuda a los profesionales que atienden el parto, ya que sabrán con anterioridad el tipo de parto que la mujer desea.

Debe ser flexible y la mujer que lo realiza debe saber que muchos de sus deseos pueden que no se lleven a cabo por el propio transcurso del parto.

La edad gestacional ideal para realizarlo es a partir de las semana 28, y tienen que presentarse tres copias en el registro del hospital de referencia. Una de las copias irá dirigida a paritorio, otra al servicio de neonatología y la tercera a atención al usuario, también recomiendo que la propia pareja se quede una copia sellada.

Os dejo un enlace a un modelo de plan de parto elaborado por el Ministerio de Sanidad, donde se va explicando paso a paso lo avalado científicamente en cada fase del parto y las posibles opciones a elegir.

plan de parto

http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/planPartoNacimiento.pdf

Para cualquier duda ya sabéis donde encontrarme.

Saludos y os deseo el mejor parto y nacimiento posible, es decir, el que vosotras deseéis.

DECLARACIÓN SOBRE EL LLANTO DE LOS BEBÉS

A continuación  os dejo íntegra la Declaración sobre el llanto de los bebés, esta ha sido realizada por un grupo de profesionales de la salud ( Matronas, Psicólogos, Pediatras…) preocupados por el auge que  los métodos conductictas han tenido en nuestra sociedad. Con ella explican el porqué del llanto de un bebé, y el porqué del máximo respeto y atención hacia este.

bebe_llorando__foto_de_portada_para_facebook-t2

Hombres y mujeres, científicas y profesionales que trabajamos en distintos campos de la vida y del conocimiento, madres y padres  preocupados por el mundo en el que nuestros hijos e hijas van a crecer, hemos creído necesario hacer la siguiente declaración:
Es cierto que es frecuente que los bebés de nuestra sociedad Occidental lloren, pero no es cierto que ‘sea normal’. Los bebés lloran siempre por algo que les produce malestar: sueño, miedo, hambre, o el más frecuente, y que suele ser causa de los
anteriores, la falta del contacto físico con su madre u otras personas del entorno afectivo.
El llanto es el único mecanismo que los bebés tienen para hacernos llegar su sensación de malestar, sea cual sea la razón del mismo; en sus expectativas, en su continuum filogenético no está previsto que ese llanto no sea atendido, pues no tienen
otro medio de avisar sobre el malestar que sienten ni pueden por sí mismos tomar las medidas para solventarlo.
El cuerpo del bebé recién nacido está diseñado para tener en el regazo materno todo cuanto necesita, para sobrevivir y para sentirse bien: alimento, calor, apego; por esta razón no tiene noción de la espera, ya que estando en el lugar que le corresponde, tiene a su alcance todo cuanto necesita; el bebé criado en el cuerpo a cuerpo con la madre desconoce la sensación de necesidad, de hambre, de frío, de soledad, y no llora nunca. Como dice la norteamericana Jean Liedloff, en su obra “El Concepto del Continuum”, el lugar del bebé no es la cuna ni la sillita ni el cochecito, sino el regazo humano. Esto es cierto durante el primer año de vida; y los dos primeros meses de forma casi exclusiva (por eso la antigua famosa ‘cuarentena’ de las recién paridas); luego, los regazos de otros cuerpos del entorno pueden ser sustitutivos algunos ratos.
El propio desarrollo del bebé indica el fin del periodo simbiótico: cuando el bebé empieza a andar: entonces empieza poco a poco a hacerse autónomo y a deshacerse el estado simbiótico.
La verdad es obvia, sencilla y evidente. El bebé lactante toma la leche idónea para su sistema digestivo y además puede regular su composición con la duración de las tetadas, con lo cual el bebé criado en el regazo de la madre no suele tener problemas digestivos.
Cuando la criatura llora y no se le atiende, llora con más y más desesperación porque está sufriendo. Hay psicólogos que aseguran que cuando se deja sin atender el llanto de un bebé, algo profundo se quiebra en la integridad de la criatura, así como la confianza en su entorno.
Las madres y los padres, aunque nos han educado en la creencia de que ‘es normal que los niños lloren’ y que ‘hay que dejarles llorar para que se acostumbren’, y por ello estamos especialmente insensibilizadas para que su llanto no nos afecte, a veces no somos capaces de tolerarlo. Como es natural si estamos un poco cerca de ellos, sentimos su sufrimiento y lo sentimos como un sufrimiento propio. Se nos revuelven las entrañas y no podemos consentir su dolor. No estamos del todo deshumanizadas. Por eso los métodos conductistas proponen ir poco a poco, para cada día aguantar un
poquito más ese sufrimiento mutuo. Esto tiene un nombre común, que es la ‘administración de la tortura’, pues es una verdadera tortura la que infligimos a los bebés cuando hacemos esto, y nos infligimos a nosotras mismas, por mucho que se
disfrace de norma pedagógica o pediátrica.
Varios científicos estadounidenses y canadiense (biólogos, neurólogos, psiquiatras, etc.), en la década de los noventa, realizaron diferentes investigaciones de gran importancia en relación a la etapa primal de la vida humana; demostraron que el roce piel con piel, cuerpo a cuerpo, del bebé con su madre y demás allegados, produce unos moduladores químicos necesarios para la formación de las neuronas y del sistema inmunológico; en fin, que la carencia de afecto corporal trastorna el desarrollo normal de las criaturas humanas. Por eso los bebés, cuando se les deja dormir sol@s en sus cunas, lloran reclamando lo que su naturaleza sabe que les pertenece.
En Occidente se ha creado en los últimos 50 años una cultura y unos hábitos, impulsados por las multinacionales del sector, que elimina este cuerpo a cuerpo de la madre con la criatura y deshumaniza la crianza: al sustituir la piel por el plástico y la leche humana por la leche artificial, se separa más y más a la criatura de su madre. Incluso se han fabricado modelos de walkyes talkys especiales para escuchar al bebé desde habitaciones alejadas de la suya. El desarrollo industrial y tecnológico no se ha puesto al servicio de las pequeñas criaturas humanas, llegando la robotización de las funciones maternas a extremos insospechados. Simultáneamente a esta cultura de la crianza de los bebés, se medicaliza cada vez más la maternidad de las mujeres; lo que tendría que ser una etapa gozosa de nuestra vida sexual, se convierte en una penosa enfermedad.

Entregadas a los protocolos médicos, las mujeres adormecemos la sensibilidad y el contacto con nuestros cuerpos, y nos perdemos una parte de nuestra sexualidad: el placer de la gestación, del parto y de la exterogestación, lactancia incluida. Paralelamente las mujeres hemos accedido a un mundo laboral y profesional masculino, hecho por los hombres y para los hombres, y que por tanto excluye la maternidad; por eso la maternidad en la sociedad industrializada ha quedado encerrada en el ámbito privado y doméstico. Sin embargo, durante milenios la mujer ha realizado sus tareas y sus actividades con sus criaturas colgadas de sus cuerpos, como todavía sucede en las sociedades no occidentalizadas. La imagen de la mujer con su criatura tiene que volver a los escenarios públicos, laborales y profesionales, so pena de destruir el futuro del desarrollo humano.

 A corto plazo parece que el modelo de crianza robotizado no es dañino, que no pasa nada, que las criaturas sobreviven; pero científicos como Michel Odent (Primal Health Research Centre), apoyándose en diversos estudios epidemiológicos, han demostrado la relación directa entre diferentes aspectos de esta robotización y enfermedades que sobrevienen en la edad adulta. Por otro lado, la violencia creciente en todos los ámbitos tanto públicos como privados, como han demostrado los estudios de la psicóloga suizo-alemana Alice Miller (1980) y del neurofisiólogo estadounidense James W. Prescott (1975), por citar sólo dos nombres, también procede del mal trato y de la falta de placer corporal en la etapa primera de la vida humana. También hay estudios que demuestran la correlación entre la adicción a las drogas y los trastornos mentales, con agresiones y abandonos sufridos en la etapa primal. Por eso los bebés lloran cuando les falta lo que se les quita; ell@s saben lo que necesitan, lo que les correspondería en ese momento de sus vidas. 

Deberíamos sentir un profundo respeto y reconocimiento hacia el llanto de los bebés, y pensar humildemente que no lloran porque sí, o mucho menos, porque son malos. Ellas y ellos nos enseñan lo que estamos haciendo mal. 

También deberíamos reconocer lo que sentimos en nuestras entrañas cuando un bebé llora; porque pueden confundir la mente, pero es más difícil confundir la percepción visceral. El sitio del bebé es nuestro regazo: en esta cuestión, el bebé y nuestras entrañas están de acuerdo, y ambos tienen sus razones. No es cierto que el colecho (la práctica de que los bebés duerman con sus padres) sea un factor de riesgo para el fenómeno conocido como ‘muerte súbita’. Según The
Foundation for the Study of Infant Deaths, la mayoría de los fallecimientos por ‘muerte súbita’ se producen en la cuna. Los estudios demuestran que es más seguro para el bebé dormir en la cama con sus padres que dormir solo.
Por todo lo que hemos expuesto, queremos expresar nuestra gran preocupación ante la difusión del método propuesto por E. Estivill en su libro Duérmete Niño (basado a su vez en el método Ferber divulgado en Estados Unidos), para fomentar y ejercitar la tolerancia de las madres y los padres al llanto de sus bebés; se trata de un conductismo especialmente radical y especialmente nocivo teniendo en cuenta que el bebé está aún en una etapa de formación. No es un método para tratar los trastornos del sueño, como a veces se presenta, sino para someter la vida humana en su más temprana edad. Las gravísimas consecuencias de este método, han empezado ya a ponerse de manifiesto. 

Necesitamos una cultura y una ciencia para una crianza acorde con nuestra naturaleza humana, porque no somos robots, sino seres humanos que sentimos y nos estremecemos cuando nos falta el cuerpo a cuerpo con nuestros mayores. Para
contribuir a ello, para que tu hijo o tu hija deje de sufrir ya, y si te sientes mal cuando escuchas llorar a tu bebé, hazte caso, cógele en brazos para sentirle y sentir lo que está pidiendo; posiblemente sólo sea eso lo que quiere y necesita, el contacto con tu cuerpo. No se lo niegues.

MÉTODOS NO FARMACOLÓGICOS PARA EL DOLOR DEL PARTO

Tras el artículo anterior el dolor del parto, quiero hablaros de recursos que nos ayudan a llevar mejor el dolor, no hablo de analgesia epidural porque ya es un método altamente conocido y extendido, mi objetivo es que conozcamos otros recursos que nos pueden ayudar si no queremos o no podemos utilizar la epidural, aquí os dejo una revisión de los diferentes métodos no farmacológicos con los que contamos:

– Inmersión en el agua: la eficacia de esta técnica en el alivio del dolor está clara. Sumergir a la mujer a partir de los 5 cm de dilatación en agua a 32-36º, hace que el dolor disminuya y que el parto vaya más rápido. Este efecto se consigue sobre todo los primeros 90-120 minutos, por lo que después de ese tiempo el efecto analgésico disminuye.

– Inyección de agua estéril en el rombo de Michaelis: consiste en la administración de 0.1-0.5 ml de agua estéril intradérmica en la zona lumbar, formando unas pápulas de agua que bloquean la trasmisión del dolor. El Rombo de Michaelis se encuentra en la región lumbosacra. El efecto comienza a los pocos segundos tras una inicial sensación de escozor y puede durar hasta 90 minutos.  Se ha demostrado la efectividad de esta técnica en uno de cada tres partos, y se aconseja debido a su simplicidad y falta de efectos adversos.

– Acompañamiento continuo: el apoyo emocional y físico por parte de una persona del entorno de la mujer hace que esta tenga menos necesidad de analgesia y esté más satisfecha con el resultado de su parto. Por tanto, está de sobra demostrado que la mujer debe estar acompañada en todo momento por quien ella elija.

– Libertad de movimientos y uso de esferodinamia: la deambulación y la adopción de posturas elegidas libremente por la madre en cada momento del parto son beneficiosas para el progreso de este y disminuyen el dolor, precisando menos analgesia que las que quedan postradas en la cama. La utilización de las pelotas de Pilates hace que la mujer adopte posiciones antiálgicas y de balanceo que la relajan y hacen controlar el dolor.

– Acupuntura: inserción de agujas finas en la piel en diferentes partes del cuerpo según el objetivo perseguido, estaría indicado para el dolor lumbar. Actúa bloqueando la transmisión de los estímulos doloroso y estimulando la producción de endorfinas que reducen el dolor.

Diferentes estudios hablan de que reduce la necesidad de analgesia epidural, el tiempo de parto, y  la ansiedad en la mujer, sin embargo  hacen falta más estudios para asegurar la eficacia de este método. Ya que los que existen tienen errores metodológicos o muestras pequeñas, y son insuficientes.

 – Acupresión: es un método terapéutico que también procede de la medicina tradicional china al igual que el anterior. Consistente en la aplicación de presión y masaje fuerte con diferentes partes de la mano, utilizando diversos grados de firmeza. La presión se ejerce de manera especial sobre puntos acupunturales y musculares.

En un reciente ensayo se habla de la eficacia de esta técnica en la disminución del dolor e incluso en el tiempo de dilatación.

 – TENS (Estimulación eléctrica transcutánea): consiste en un generador de impulsos eléctricos conectado a uno o dos pares de electrodos que son adheridos a la piel en la zona en que se pretende reducir el dolor, en este caso en la parte media y baja de la espalda. La mujer mediante un pulsador aplica la corriente mientras se produce la contracción. El estímulo eléctrico bloquea la transmisión del dolor hacia el cerebro, como ocurre con la acupuntura.

Los estudios acerca del TENS no no proporcionaban evidencia clara de efectividad analgésica de TENS durante el parto. La asociación entre el uso de esta técnica y el alivio del dolor fue débil, por lo que no se puede concluir la eficacia del método. Si que la sensación de control del dolor por la propia mujer, parece reducir la necesidad de analgesia.

 – Hipnosis: alteración de la conciencia para entrar en un estado de mayor susceptibilidad a la sugestión, favoreciendo la capacidad para modificar la percepción, la memoria y el potencial para el control de algunas funciones fisiológicas.  Con los datos disponibles hasta la fecha, puede concluirse que la hipnoterapia puede ser útil durante el trabajo de parto aunque depende sobre todo de la respuesta de la mujer a esta técnica. Sin embargo no existen pruebas concluyentes sobre su efectividad analgésica.

 – Musicoterapia o aromaterapia: son técnicas sencillas y que la propia mujer puede controlar y hacer que ayuden a relajarse. Los estudios hasta ahora no concluyen su eficacia.

  El hecho de que muchas de estas técnicas no estén avaladas por la ciencia, son consecuencia de la falta de estudios al respecto. No sería el caso del TENS altamente estudiado y demostrado la falta de eficacia analgésica, pero muchos de ellos como la acupuntura o la musicoterapia están poco estudiados y debemos esperar nuevos estudios con resultados concluyentes.

Por supuesto cada mujer es un mundo, y cualquiera de ellos pueden ir bien a una mujer y mal a otra. Lo importante es conocerlos y saber que contamos  con ellos, y por supuesto confiar en tu cuerpo, tu mente y tu alma y recuerda que lo que más te duele es el miedo.

El dolor del parto

El parto duele, pero no solo es un dolor solo físico si no que también tiene un componente psicológico y cultural. Es una sensación enormemente cambiante de unas mujeres a otras, ya que puede variar desde un dolor insoportable a incluso ser una experiencia placentera.

El dolor físico está causado por las contracciones uterinas y la elongación de las fibras del cuello uterino, aumenta con la edad de la mujer  y disminuye cuantos más partos se tienen gracias a la elasticidad de los tejidos. Otras causas que pueden aumentarlo son el tamaño del niño o la posición de este.

Pero este dolor físico está altamente influenciado por la esfera psicológica, el miedo, la inseguridad o la desprotección en una mujer que está pariendo hacen que este dolor no pueda controlarse, si por el contrario la mujer esta confiada, acompañada y tranquila será capar de llevar mejor este proceso. Por ello es importante la información,  ser consciente de tu parto, conectar con tu cuerpo y tu bebé y querer trabajarlo y vivirlo como el momento maravilloso que es, y por su puesto ser respetada en tu intimidad y decisiones y estar acompañada por tu pareja o un ser querido que te aporte esa estabilidad y apoyo que necesitas.

Culturalmente se han estudiado las diferencias notables entre las mujeres dependiendo de su procedencia, la mayor o menor expresión del  dolor  no solo depende de la tolerancia al dolor de la persona si no de cuál sea el comportamiento culturalmente aceptado.

No debemos ver el dolor del parto con miedo, si no que debemos entender que el parto es un proceso fisiológico que va acompañado de dolor, un dolor que podemos controlar si creemos en nosotras, somos conscientes del proceso y nos encontramos en un entorno seguro rodeadas de personas en las que confiamos plenamente.

DÍA DEL SUEÑO FELIZ

Bebes_Abrazados

Hoy 29 de Junio es el Día Mundial del Sueño Infantil Feliz, con esta entrada quiero ayudar a los papás a comprender el sueño de sus pequeños y evitar el uso de métodos de adiestramiento por las secuelas que puede dejar en nuestros niños.

El sueño es como el comer, o el hacer pipí, una necesidad básica que todo niño tiene y que sabe hacer perfectamente, de hecho ya en el útero el niño duerme cuando le place, y diréis ¿ porqué en el útero se duerme sin problemas y cuando nace hay que dormirlo? Pues muy sencillo, en el útero el bebé se siente arropado, protegido y acurrucado por su mamá que además con sus movimientos y su voz lo balancea y crea un ambiente maravilloso para dormir tranquilito. Cuando el bebé nace, es aún un fetito con unos minutos u horas más y por tanto NECESITA las mismas condiciones que en útero para su correcto y sano desarrollo, es lo que llamamos uterogestación, recrear las condiciones uterinas ya fuera del útero hasta que el niño tiene 6-9 meses para favorecer su maduración proporcionándole amor, protección, brazos y mamá.

Por ello para que el bebé se duerma tranquilo tiene que sentirse seguro, un bebé que está solo cree que estará solo siempre, no sabe que volverás y por tanto no se duerme. Si está contigo, en tus brazos, en tu cama, se dormirá sin ningún problema.

Los métodos de adiestramiento consisten en dejar al bebé solo en su cuna llorando y pasar cada poco tiempo a decirle  que estás ahi sin tan siquiera tocarlo, volviendo a salirte de la habitación y dejándolo otra vez solo y con miedo. Se va pasando cada X tiempo, un tiempo que se va ampliando con los días. Finalmente el niño agotado deja de llorar y se duerme, ya ha aprendido que sus padre no responderán a la única señal que tiene para la supervivencia, llorar.

Estos métodos no enseñan a dormir, lo que hacen es provocar un shock emocional que altera hormonas encargadas de las emocionones, estos niños aunque dejen de llorar siguen presentando niveles de cortisol altos, es decir siguen teniendo miedo pero no lo expresan. Simplemente han llegado a la conclusión de que no merece la pena llorar porque nadie les atenderá. Cuanto más pequeño sea el niño mejor funcionará, ya que es más fácil producir shock en bebés más pequeños.

Las secuelas más importantes de estos métodos a corto, medio y largo plazo son trastornos de ansiedad, de apego, indefensión aprendida, síndrome de estrés postraumático. Alteraciones reparables si, pero irreversibles, y que pueden no manifestarse en la infancia pero aparecer en la vida adulta.

El método Estivill le funciona a los padres pero ya sabéis lo que hace a los  bebés, respetemos y amemos a nuestros niños porque ellos lo merecen.

Os recomiendo, por supuesto, el libro Dormir sin Lágrimas de Rosa Jové, una psicóloga infantil y madre que se preocupa del bienestar de nuestros niños y nos hace entender su maduración.

En el día del sueño feliz os recomiendo que sigáis vuestro instinto y disfrutéis al máximo de vuestros niños, despiertos y dormidos.

 

EJERCICIO FÍSICO Y EMBARAZO

Ya se ha demostrado sobradamente que el ejercicio físico tiene beneficios en cualquier época de nuestra vida, por ello es altamente recomendado en el embarazo, ya que se han visto múltiples beneficios en comparación con mujeres que llevan una vida sedentaria.  No solo influye en el bienestar de la mujer en la gestación si no que también se han encontrado diferencias en el tipo de partos y la recuperación posterior.  Es por ello que las matronas insistimos sobremanera en la realización de ejercicio aeróbico y guiamos en ejercicios que tonifiquen la musculatura, flexibilicen las articulaciones que intervienen en el parto y que más se modifican en la gestación, y pretendemos conseguir la máxima movilidad de la pelvis. Siempre sin olvidar cuidar nuestro suelo pélvico desde el principio.

Los beneficios que se encontramos en la realización de ejercicio moderado diariamente son:

–          Disminuye o evita el dolor de espalda.

–          Mejora la capacidad metabólica y cardiopulmonar disminuyendo la incidencia de diabetes gestacional.

–          Mejora la condición física de la madre disminuyendo la fatiga diaria.

–          Se gana menos peso y se acumula menos grasa.

–          Mejor estado físico y mental.

–          Aumento del autoestima.

–          Partos más rápidos, con menos complicaciones y recuperaciones más rápidas.

–          Bebés con menor masa grasa, pesos más normalizados al nacimiento.

Si haces ejercicio te estarás cuidando y estarás cuidando a tu bebé, ya que el sedentarismo influye directamente en él. Acude a tu matrona y busca ejercicios que te motiven y que puedas realizar a diario de forma fácil y sencilla, todos ganamos.

ALIMENTACIÓN Y LACTANCIA

La dieta de la mujer que lacta debe ser una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras frescas, legumbres, frutos secos.  Todos ellos alimentos ricos en vitaminas y minerales con bajo aporte en grasas.

La mujer sentirá más sed, y deberá tomar el líquido que apetezca, siempre pasando los 2 litros diarios recomendados. No por beber más agua se va a producir más leche, la producción de leche aumentará cuanto más mame el bebe.

Las calorías a ingerir aumentan unas 300-500 Kcal más, dependiendo también del estado nutricional previo de la mamá y de sus hábitos de vida. De todas maneras, en ningún caso es comer por dos. La madre que lacta sentirá más hambre, y además disfrutará de la comida después del embarazo, periodo en el que se tienen dificultades con la digestión de algunos alimentos.

No se deben hacer dietas de adelgazamiento en el primer mes, en meses posteriores si, siempre y cuando el peso de la madre lo requiera y con la supervisión de un profesional. Deben ser dietas totalmente equilibradas y que en ningún caso bajen de las 1.800 Kcal.

Con la lactancia se empieza a perder peso a partir de los 6 meses posparto, y alrededor del año se suele volver al peso del que partíamos, ten paciencia, mucha teta y volverás a tu peso de partida.

En cuanto al mito de alimentos prohibidos, no, no hay ningún alimento que no podamos tomar, solo debemos restringir la toma de cafeína y bebidas alcohólicas. La cafeína pasará a la leche materna y excitará a nuestro bebé, por lo que debemos ingerir unas dos tazas de café al día como máximo y si estamos acostumbradas a ello. En cuanto al alcohol se acepta una cerveza al día, siempre y cuando se esté habituado a ella y la ingiramos con comida, personalmente no la tomaría pero según los expertos está permitido porque se diluye en leche al igual que en sangre.

Hay alimentos que cambian el sabor de la leche,  algo que se ha visto como negativo durante décadas y que ha dejado a muchas mamás sin comer ciertas cosas. Sin embargo es estupendo que haya alimentos como el ajo, la cebolla,  la coliflor, el esparrago o el picante que cambien el sabor de la leche ligeramente,  así ayudamos a nuestro bebé a que se adapte a diferentes sabores ya desde pequeño. Si son alimentos que se consumen de forma habitual no suele producirse rechazo, si notáramos que efectivamente el niño rechaza el pecho al tomar algún alimento entonces sí lo retiraríamos de nuestra dieta, al menos cuando es pequeñito.

Otra leyenda gira en torno a las legumbres, las legumbres que tu tomas te producen gases a ti, ya que fermentan en tu intestino, es físicamente imposible que el aire o un trocito de garbanzo pase por la leche, con lo cual puedes tomarlas sin problemas, ya que al bebé no se los producirá.

Muchas mamás toman más leche u otros alimentos como sardinas o cerveza porque creen que así producirán más leche, como decíamos al principio la cantidad de leche que producimos solo depende de la cantidad que mame el bebé. Si quieres producir más,  que tu bebé mame más a menudo, esa es la clave. No te fíes de hierbas que aumentan la producción, ya que pueden resultar peligrosas al desconocer dosis y procedencia.

En cuanto a suplementos, todas  las mujeres deben tomar  Yodo 200 microgramos, durante todo el embarazo y la lactancia, ya que influye en el desarrollo cerebral del bebé ( además de tomar sal yodada). Puede ser que tras el parto hayas  quedado anémica  y necesites un suplemento de hierro, deberás consultarlo con tu ginecólogo antes del alta hospitalaria.

Debes cuidarte en el embarazo, la lactancia y el resto de tu vida, disfruta y cuida tu forma de comer, pues estarás cuidando y educando a tu bebé. Recuerda siempre que somos lo que comemos.

ALIMENTACIÓN SEGURA EN EL EMBARAZO

Durante el embarazo la alimentación debe ser más completa y equilibrada que nunca. Deben cubrirse las necesidades extra que este periodo requiere, por lo que debemos incluir todo tipo de alimentos en nuestra dieta, incrementando el consumo de frutas, verduras  y disminuyendo aquellos con alto contenido en grasa y azúcares.

Las necesidades energéticas se ven ligeramente incrementadas en el primer trimestre, pero es a partir del segundo cundo esta necesidad es más patente y debemos aumentar el consumo calórico unas 340 Kcal diarias, como veis no he dicho aumentar el doble,  por tanto NO DEBEMOS COMER POR DOS . Es importante repartir la ingesta en 5 o 6 comidas diarias y superar los 2,5 litros de líquidos al día.

Debemos conocer que alimentos están prohibidos o restringidos durante el embarazo ya que pueden afectar nuestra salud y la de nuestro bebe

La toxoplasmosis es una enfermedad causado por un parásito que en la madre no causa ningún daño pero si atraviesa la barrera placentaria puede causar malformaciones en  el feto. Para prevenir contraerla durante el embarazo deberemos:

–       Cocinar muy bien la carne, no dejar la parte interior cruda.

–       Lavar bien las frutas y verduras. Evita tomar ensaladas en bares y restaurantes por no saber si su lavado ha sido el adecuado.

–       Lavar muy bien los utensilios de cocina y lava tus manos antes y después de manipular alimentos.

–       Manipular la tierra con guantes.

–       Tomar embutidos que estén bien curados, ante la duda congelarlos a -20ºC durante 24-72 horas, o cocinarlos. En el caso del jamón si ha visto en recientes estudios que tras una curación de 14 meses, no se encontraban parásitos. Si no conoces el tiempo congélalo o cocínalo antes de comerlo.

–       Si se tiene un gato doméstico, es muy difícil la transmisión , pero como prevención es mejor que otro miembro de la familia limpie las heces del animal ( que  es donde está alojado el parásito)

La listeriosis está causada por una bacteria muy resistente. Su infección puede causar problemas para el feto e incluso para el bebé una vez ha nacido puede desencadenar graves infecciones. Tendremos precaución con los siguientes alimentos:

–       Quesos y otros lácteos hechos con leche no pasteurizada ( se indica en el etiquetado)

–       Patés y salchichas caseras.

–       Y pescados ahumados.

–       La verdura debe lavarse bien y no comer el pollo crudo.

–       No dejar alimentos a temperatura ambiente más de dos horas.

En cuanto a los pescados, la administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) aconsejan a las mujeres en edad fértil,  embarazadas, s madres lactantes y a los niños pequeños hasta los 3 años que eviten comer pescados con alto contenido en mercurio, como son:

–       Atún rojo, tiburón, pez espada o emperador, caballa y lofolátilo .

Recomiendan por sus bajos niveles otros como el atún enlatado, el salmón, las sardinas, los arenques, boquerón o bocarte,la merluza, lenguado,  salmonete, anguila, jurel o chicharro común, verdel, palometa, camarones, trucha marina, cazón… (pescados más pequeños y que no acumulan tanto mercurio)

MERCURIO Y PECES

 

Con el pescado debemos también tener otra precaución, el anisaki, un parásito que se encuentra en el pescado crudo, o en el ahumado, salado, en vinagre o marinado que no se ha congelado previamente. Por ello debe ser congelado antes de su consumo.

 En cuanto a a la carne, a parte de su manipulación y correcta cocción debemos advertir sobre la carne cazada con plomo. Un informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, recomendó que no consumiesen carne de caza niños menores de 6 años, y mujeres embarazadas o que estuvieran buscando un embarazo. Ya que las cantidades de plomo de esta carne afectan al sistema nervioso central en desarrollo.

Por último y por todos conocido el eliminar completamente el consumo de alcohol, y limitar el de excitantes como la cafeína a 300mg/día. La  cafeína no solo está presente en el café si no que podemos encontrarla en refrescos de cola o chocolates.

Las recomendaciones van cambiando y cada vez sabemos más, somos lo que comemos y tu bebé es parte de ti. Cuídate y lo estarás cuidando.

 

PREVIO A LA EXTRACCIÓN

Antes de comenzar a extraerse leche es recomendable seguir unas pasos previos, como relajarse, buscar un ambiente íntimo y realizarse un masaje para estimular la salida de la leche. A continuación os detallo:

ANTES DE LA EXTRACCIÓN

–          Calor seco sobre el pecho para favorecer la apertura de los conductos y el flujo de leche.
–          Relajarse y respirar profundo.
–          Tener al bebé o algo que nos recuerdo a él cerca, si no es posible realizar la extracción junto a tu niñ@.

MASAJE ANTERIOR A LA EXTRACCIÓN

 Tras buscar las condiciones idóneas mencionadas anteriormente masajearemos el pecho con esta técnica. Este masaje puede utilizarse también antes de la toma si el pecho está muy lleno y duro por la ingurgitación de los primeros días:

  1. Masajear el pecho oprimiendo con firmeza el pecho hacia las costillas realizando movimientos circulares con los dedos sin deslizarlos sobre un mismo punto. Después cambiamos a otro punto en el sentido de las agujas del reloj para no dejarnos ninguna parte sin masajear.
  2. Desliza los dedos desde la parte más externa del pecho hacia el pezón, continúa el movimiento por todo el pecho.
  3. Sacude ambos pechos desde abajo inclinándote ligeramente hacia delante.

masaje bajada

EXTRACCIÓN

La extracción puede realizarse de forma manual o con sacaleches manuales o eléctricos.

En las primeras extracciones usemos las técnicas que usemos , conseguiremos muy poca cantidad de leche. En las siguientes extracciones y haciéndolo periódicamente conseguiremos la cantidad deseada.

Es importante si el niño es prematuro empezar cuanto antes a estimular el pecho, en las primeras 2 horas y continuar día y noche con las extracciones cada 3 horas aproximadamente.

La extracción manual  puede servir para descomprimir el pecho los primeros días antes de la toma para que no este duro, pero también con aprendizaje pueden extraerse grandes cantidades.

La extracción con sacaleches resulta algo más fácil para las madres, ya que el propio extractor produce la fuerza de succión. En siguientes entradas detallaremos una y otra técnica.